Viva la vida !!!!

Son las 6,55 de la mañana del 1 de Julio, y miro a los lados y no puedo dejar de pensar lo increíble que es estar en la linea de salida de un Ironman. Hace calor pero tengo los pelos de punta. No estoy nervioso, y es raro porque normalmente lo estoy antes de empezar cualquier prueba en la que participo . Seguramente es porque mi cabeza entiende que el premio es estar aquí, y el regalo será el resto del día que me queda por delante.

Sí, vaya día que nos queda a todos por delante. Neopreno no permitido en la natación (la primera vez en mi vida y tiene que ser aquí), temperatura de más de 40 grados a partir del mediodía y hablan de 43 grados y 80% de humedad cuando tengamos que empezar la maratón después de hacer los 180 km. de bicicleta y los 3,8 km de natación. Bueno, nadie dijo que ser un Ironman iba a ser un camino de rosas.

 

Ahora hace exactamente 10 meses que me embarqué en esta historia por “culpa” de mi amigo del alma.

He entrenado muy duro, con una operación de pie en el mes de Diciembre que me tuvo en el dique seco dos meses casi y para rematarlo todo sufrí un accidente en bici hace tres semanas cuando estaba a punto de llegar a mi mejor momento de forma. Hasta la semana pasada no sabia si podría estar recuperado de las heridas, quemaduras y golpes que tengo por todo el cuerpo.

 

La primera semana de septiembre del 2011 (hará dos años en un par de meses) decidí que no podía seguir así el tema de mi peso. Había dejado de fumar medio año atrás y me estaba poniendo como un tonel. Ese día pesaba 94 KG. y le pedí al Director deportivo del Arsenal de Pomaret (Esteban) que me ayudara a preparar un plan de trabajo para perder peso. Me presentó a Darío y él me preparó un plan de ejercicio a tal efecto.

Al poco tiempo me dijo Esteban que por qué no hacía alguna cursa de 5 o 10 kilómetros y allí empezó todo.

 

Ahora hace exactamente un año y poquito que hice mi primera clase de natación, y Manu mi profesor de natación y amigo me dijo textualmente que el agua de la piscina estaba allí para nadar y no para beber y que mejor lo dejara estar y lo intentara en otro deporte. Seguramente el sabía que esa era la mejor forma de picarme el orgullo. Hace poco mas de un año que me subí por primera vez a una bicicleta de carretera , exactamente un mes antes de hacer mi primera triatlón sprint. Ese día si que estaba nervioso sin saber donde lo pasaría peor, si en el agua, en la bici, corriendo, o si se me olvidaba algo en las transiciones.

Menos mal que desde que me apunté al equipo de Triatlón del Arsenal Manu Ignoto (el responsable del equipo y un crack) me ha ayudado a mí y al resto del equipo en todo.

El caso es que cuando terminé me dí cuenta que aquello me gustaba y que tenía obviamente un margen de mejora increíble por delante. El resto es la concatenación de hitos durante este ultimo año y medio. Unas cuantas triatlones sprint, alguna olímpica , mi primera media maratón, mi primera maratón, mi primera doble olímpica, mi primera medio Ironman y hoy por fin el objetivo del año. Mi primer Ironman.

 

He “aprendido” a nadar, a ir en bici de carretera, y a correr. A comer y beber encima de la bici o corriendo y a ir a 150 pulsaciones durante 8 horas seguidas, sin parar. He adelgazado más de 20 Kg. en un año y poco y ahora peso 72 kg. y estoy en un estado de forma inimaginable para mí hace solo año y medio.

Pero esto es otra historia, el ambiente, la megafonía el montaje , las cheerleaders, competir en otro pais. He viajado bastante y por medio mundo pero estoy con los ojos abiertos como platos mirando todo lo que se mueve a mi alrededor como si fuera mi primer viaje.

Sí, ya lo sé que no es muy ortodoxa la evolución y quizás tampoco sea la mejor forma de preparar un Ironman, pero cuando un amigo te pide algo ya sabéis …

 

A veces hablamos (yo el primero) muy rápido de las personas que se preparan para una prueba , da igual la que sea o su duración y del deporte que sea. Detrás de cada una hay una historia y casi siempre todas merecen la pena ser escuchadas. Yo durante estos últimos meses he conocido unas cuentas y algunas muy interesantes.

Solo puedo decir que preparar un Ironman, con tres hijos, mujer, y tres empresas que te obligan a estar al pie del cañón cada día y a viajar varios días a la semana tiene su gracia. Aprendes a sacar las horas del día de donde no existen, y hacer nuevos modelos de maleta de viaje en función de los entrenos de la semana. También aprendes a escoger los hoteles donde dormirás en función de si tienen o no gimnasio, o si se puedes salir a correr cerca del hotel. Si no fuera por el Arsenal y las facilidades que nos dan a todos los componentes del equipo creo que no habría podido hacer el puzzle completo.

 

Cuando escuchéis a alguien que está preparando un Ironman, sea del nivel que sea su preparación, ya podéis dar por hecho que se está pegando unas palizas de entreno descomunales cada día, con fines de semana incluidos y con un día de descanso normalmente.

Os aseguro que en invierno no hace ninguna gracia salir con la bici el sábado a tres grados a hacerte 180 Km. y al regresar calzarte la zapatillas e irte una hora a correr.

Los colegas de trabajo también a veces se tienen que adaptar a tus “necesidades” de horarios y tus amigos aceptar de buen gusto que durante unos meses te van ver menos.

Y lo que es más importante , es que le estás quitando unas cuantas horas a la vida familiar cada semana.

 

¡¡ Madre mía, la de facturas que me van a pasar los niños y mi pareja cuando acabe !!.

Mención aparte a las parejas de todos los que hay aquí en traje de baño. Son unos santos/as por apoyarnos aún a costa de perdernos muchos ratos y resaltar que ellos también se tragan las pruebas enteras nerviosos/as solo para vernos pasar unos segundos en cada disciplina y aguantar estoicamente el resto del día.

 

Y entonces, ¿Qué te mueve a hacerlo? ¿Merece la pena?

 

La respuesta es contundente. Aún no he conocido a nadie que me halla dicho que no ha merecido la pena. A cada uno de los que estamos a punto de tirarnos al agua a nadar nos ha movido algo para estar aquí. A mi en invierno (y más si cabe después de la operación de pie) cada vez que pensaba “Que narices haces aquí encima de la bici con este día de perros” recordaba el compromiso adquirido con mi madre desde hace unos meses cuando le dijeron que tenia que hacer un tratamiento para el cáncer que le diagnosticaron. Hicimos un trato, cada semana ella cumpliría con su sesión de tratamiento y aguantaría como pudiese los efectos secundarios y yo aguantaría mi palizas de los entrenos. Si ella abandonaba sería la responsable de que yo abandonara mi reto y viceversa. Ha funcionado y ella el próximo jueves hará su ultima sesión semanal y yo hoy estoy en la salida.

Algunos pensaréis que este tipo de estimulantes se debería considerar como doping y con razón, pero la Federación Internacional de Triatlón por ahora no lo considera de esa forma.

 

Son las 6.59 de la mañana.

Yo, ya soy Ironman. Ahora estoy seguro que no será el último. Si puedes intentarlo no lo dudes, merece mucho la pena. Te hará sentir bien, estar en una forma excelente y seguro que te sentirás más feliz, lo que no está nada mal en estos tiempos que vivimos.

Me abrazo y me beso con mi amigo Xesco, y con mi entrenador Carles. Suena el disparo que indica la salida y nos metemos en el agua los tres.

Nos vemos en meta esta tarde/noche para hacernos la foto juntos…

 

Viva la vida !!!!

 

Manuel Martín

 

Posted on Categories Cicloturisme, Curses de Fons, Entrevistes, Travessies, Triatlons i Duatlons

3 Comments

  1. Francesc Civit Realp 07/02/2013 at 09:50

    ¡Eres todo un crack! Y te lo dice alguien que sabe mucho de apostar por retos imposibles, de los que solo has oido hablar a gente que no conoces y que dudas si son fábulas o simplemente cuentos chinos.
    Pero ahora puedo describir tu caso con nombre y apellidos, y si no me creen, te los remito, para que te vean y te escuchen y vean que hay gente que se supera y que cree en sí misma.
    No por fama o dinero, sino simplemete por la satisfacción de ser mejor cada día, para transmitir a su familia y sus amigos el compromiso que tiene con quien es parte de ti y que te ofrece la posibilidad de vivir de nuevo como parte vital de su existencia.

  2. Camilo Cruz A 29/06/2015 at 14:43

    Excelente historia y sos un ejemplo para los que soñamos ser ironman!
    Muchas gracias y aspiro a contar la mia pronto.

    1. competidor 29/06/2015 at 14:46

      Envíanos tu historia.. suerte!!

Deixa un comentari